Prevención de la Discapacidad en Adultos Mayores

prevencion-discapacidad-adulto-mayor

Importancia

En la mayoría de los casos, el mundo personal de un adulto mayor se va gradualmente reduciendo. Primero, se pierde la vida laboral, luego se va dejando la social y finalmente, la doméstica. Frecuentemente esto ocurre no por el envejecimiento en sí, sino por las circunstancias sociales y la capacidad funcional. Al jubilarse, gran parte de la rutina de la persona desaparece. El grupo social sufre cambios similares y se va desintegrando, ya sea por lejanía, dispersión del interés común, enfermedad o muerte. Asimismo, la capacidad funcional restringe las actividades que el adulto mayor podía anteriormente llevar a cabo. Las pérdidas se van acumulando, y en ausencia de opciones para participar en actividades de su interés, se deteriora su salud física y mental.

En casas hogar y asilos, frecuentemente se da por hecho que, debido a las limitaciones propias de la edad, los adultos mayores ya no pueden seguir realizando actividades significativas, en vez de buscar alternativas que les ayuden a mantenerse independientes y activos. Asimismo, se observa la falta de participación activa del adulto mayor en actividades organizadas por la institución que los atiende, lo que desmotiva al personal a seguir ofreciéndoles nuevas actividades.

En casa, la situación no deja de ser menos compleja. Si el adulto mayor decide permanecer en su casa, se enfrenta a inseguridad y falta de apoyo de la comunidad y de servicios de salud cuando se requieren cuidados especiales. Si se va a vivir con sus familiares, implica integrarse a un ambiente y rutina diferentes, con el reto de usar su tiempo de manera constructiva y de mantenerse activo e independiente.

De aquí la importancia de la ocupación, ya que permite que la persona cuide, mantenga y promueva su propia salud, contribuyendo a disminuir el deterioro de sus capacidades, prevenir la discapacidad y mantener el mayor tiempo posible la calidad de vida del adulto mayor.

Objetivos

Brindar el tratamiento, herramientas y apoyo necesario para que el adulto mayor pueda realizar ocupaciones que le son significativas y sea lo más independiente posible, capaz de llevar a cabo sus funciones diarias, y con ello, mejorar la calidad de vida. Contribuir a prevenir la discapacidad del adulto mayor así como mantener las capacidades que aún no se han perdido.

¿A quién va dirigido?

Adultos mayores con:

  • Secuela de fracturas
  • Síndrome de reposo prolongado
  • Enfermedad de Parkinson
  • Demencias
  • Alzheimer

Nuestros servicios

  • Evaluación del funcionamiento ocupacional
  • Evaluación de la capacidad para el trabajo
  • Mantenimiento de las ocupaciones en presencia de enfermedades crónico-degenerativas
  • Diseño de programas para prevenir deformidades y discapacidad
  • Programas de higiene de columna
  • Recuperación de la función

 

Solicite mayores informes